Klan Pateando Calles: 6ta Mega Marca Huellas Táchira 2017

“Cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo” (Mt 25,40)

Los días del 9 al 13 de agosto de 2017, Klan Pateando Calles celebró el 6º Mega Marca Huellas Táchira 2017, teniendo como sede la Parroquia Eclesiástica San José de Delicias, un pueblo de la frontera tachirense, rodeado de montañas y de gente cordial y fraterna.

Celebrar un encuentro con jóvenes en medio de la crisis que atraviesa nuestra Venezuela es un acto de fe, coraje, valentía, es atreverse a hacer realidad los sueños, a no detenerse a pesar de las dificultades, y a muestra un botón, este ha sido el Mega Marca Huellas con mayor número de participantes: 124 jóvenes, y para ellos el objetivo era el de propiciar un encuentro personal con el Dios de la Misericordia, para que al llenarse de su amor se den a los demás, sin reservas, a ejemplo de Santa Teresa de Calcuta.

Después de algunas complicaciones en las vías, pero nada que derrumbara la fe, los peregrinos ya en Delicias, miércoles 9 de agosto a las 06:00pm se apertura el 6º Mega Marca Huellas Táchira 2017 con la celebración de la Eucaristía, presidida por el Padre Roberto Marchán, párroco de San José de Delicias, acompañado del padre Deiby Sánchez, asesor de Klan Pateando Calles.

“No pueden existir grupos juveniles con chamos que no están en la honda de Dios, pues hay grupos que sirven para todo y no sirven para nada a la vez” así comenzaba el Padre Roberto el mensaje a los jóvenes en la misa de apertura, los invita a una vivencia cristiana fundamentada en la fe, pues “no es posible una vida cristiana sin fe, ni es posible tener fe y no tener vivencia cristiana”
“Con respecto al evangelio nos centramos en la perseverancia, humildad y fe. Una mujer que grita a Jesús pidiendo ayuda, pero este la ignora, pues como el mismo lo afirma, su ministerio estaba reservado solo a los israelitas, pero la fe de la mujer es tan grande que no hace caso y se adelanta y se arrodilla y le insiste. Él en pocas palabras la insulta porque no pertenece al pueblo elegido, y ella que sabe cuál es su realidad no se queda lamentándose, sino que con humildad responde: si Señor pero los perros también se comen las sobras que caen de la mesa de los amos. Y Jesús contempla esa fe, perseverancia y humildad, sana a su hija. Hemos escuchado estos últimos días la frase: ´el que se cansa pierde´. Si pediste una vez y no más, perdiste. Lo afirmamos en la frase bíblica ´el tiempo de Dios es perfecto´, pedimos hoy, si no recibimos, pedimos mañana, si no pasado mañana y así. Constancia y humildad son los puntos claves de la manifestación de la fe”.

Para finalizar, el Padre Roberto hace referencia a la Madre Teresa de Calcuta como aquella mujer que “persistió y no se cansó. Logro tanto siendo una mujer anciana, no era una modelo, socialmente insignificante, agotada pero no cansada. Pues miren como Dios se manifiesta a través de ella para que se encargara de lo que se señalaba desechable. Su constancia y humildad le ayudaron a hacerlo.” También hizo referencia a San Juan Pablo II, santo patrono de Klan Pateando Calles, “quien no por ser papa logro lo que hizo. Cuando necesitaba ayuda llamaba a Madre Teresa de Calcuta para que le ayudara en las decisiones.” Dos personajes de nuestro tiempo que no dejan de habla a nuestros jóvenes: Teresa llego a ver en el pobre y en el necesitado el rostro de cristo sufriente. Juan Pablo ante la petición de renunciar al papado por haber comenzado su enfermedad de párkinson habla: Si Cristo hubiera bajado de la cruz yo tendría derecho a renunciar. “Queridos jóvenes da tristeza ver a jóvenes comenzar proyectos y no continuarlos por no tener un buen descernimiento. Comienzan una carrera y la congelan, comienzan otra y la congelan. ¿Dónde está la perseverancia y la constancia? Debemos orar y orar, decir al Señor, aumenta nuestra poca fe y haz que esta fe se manifieste en nuestro caminar”.

El miércoles por la noche en la Plaza Bolívar los jóvenes abrazados por un clima frio meditaban la vida de madre Teresa de Calcuta, aquella mujer que uno se imagina como un volcán, una mujer de rompe y rasga, capaz de arrasar y derribar montañas; pero que más allá de esa imagen se encuentra una mujer diminuta, encogida, mucho más vieja aparentemente de los es, frágil, y detrás de esa fragilidad se puede contemplar su trasparencia, detrás de ese rostro de porcelana rugosa habita una luz admirable que se refleja en su mirada inocente.

La jornada continua, desde muy temprano los jóvenes en Oración para luego pasar a la segunda fase, subir a la montaña, una experiencia de formación en Betania, una aldea de la Parroquia San José de Delicias. Ya en la comunidad la Joven Líder, Oscarysa Castellano invita a los jóvenes a reflexionar sobre la espiritualidad de Klan Pateando Calles, y la respuesta al llamado del Señor, les invita a vivir el Mega Marca Huella como una experiencia para encontrarse con el amor de Dios.

Se acerca el medio día, y en medio de un paisaje natural esplendido, los jóvenes se disponen para adorar al Señor de la creación. El Señor expuesto sobre una roca, y los jóvenes sentados en torno al Señor en un establo, dispuestos a orar, alabar, bendecir, agradecer, suplicar al Señor. Sentados en un establo nos hace recordar donde comenzó todo aquella noche de Belén, el Dios nos nosotros rodeado de animales, en un lugar donde no se hace difícil encontrar el estiércol, ahora estamos junto a él, y con características similares al establo de Belén, pensamos en las propias miserias, en las propias porquerías, en el propio estiércol espiritual, y como Dios a pesar de eso no rechaza, sino que con su amor abraza a cada joven, cada vida, y le ama sin reservas.

Después de adorar al Señor de la Creación, y después de alimentar también el cuerpo, los jóvenes se disponen a vivir una serie de encuentros formativos. Con Biblia en mano, los jóvenes descubren como el Señor nos “llama para llamar”, los primeros discípulos estando en su jornada, en el mar pescando, son invitados a seguir pescando, ya no peces sino gente para Dios, son llamados para llamar a otros más, así también los jóvenes hoy somos llamados por Jesús para continuar su misión, llamar a muchos más para el Reino de la Caridad. Descubrir en un momento de desierto “¿a qué me llama Dios hoy? Y ¿Cuál es mi respuesta?”, una experiencia que permitió a los jóvenes encontrarse consigo mismos y descubrir en la propia vida las innumerables veces que han sido invitados por el Señor para amar a quien amor necesita, invitados a ser sus instrumentos, jóvenes que descubren como Dios les ha llamado, y a su vez cuantas veces le han rechazado, por miedo, por orgullo, por cobardía. Ahora empiezan a descubrir que la vida cristiana es un reto al amor.

Continua la jornada, los jóvenes comparten, se conocen, dialogan, fomentan la amistad, celebran la Eucaristía, se hacen hermanos, se divierten, descansan, y muy temprano continúan con la jornada, despiertan para contemplar al Señor en el silencio y en el prójimo. Desayunan y se disponen a vivir la experiencia de atravesar fronteras, de comprender que aunque sean muchas las fronteras, las murallas, los esquemas que nos separan, que nos dividen, se encaminan a atravesar esos esquemas, esos conceptos y ser constructores de puentes que nos acerquen cada vez más unos a otros. Sabemos que la frontera colombo-venezolana está cerrada, y eso no fue obstáculo para ir hasta la comunidad de Siberia, una pequeña población de la Diócesis de Nueva Pamplona, allí el compartir fraterno y formativo, la Señora Nelly Sánchez, súpervoluntaria de la Fundación Pan de Vida, comparte su experiencia de la caridad y de “los milagros de la solidaridad”, descubrir que el milagro de la multiplicación de los panes y los pescados, más que una realidad sobrenatural, es un acto humano de quienes se hacen solidarios y comparten de lo poco que se puede tener, dar con generosidad es la vivencia del milagro que hace que se pueda alimentar multitudes y sigan sobrando los doce canastos de pan. Aunque es triste ver como tantos siguen esperando realidades sobrenaturales y extraordinarias, y no se dejan sorprender por el Dios del Amor que actúa a través de cada uno, y aunque “veamos los milagros, seguimos dudando” del actuar de Dios, así nos ayudaba Antonio Munares a descubrir el actuar de Dios a través de nuestras manos, así como aquel muchacho de los cinco panes y los dos pescados, hoy somos cada uno de nosotros los que estamos llamados a extender las manos y dar lo que tenemos para hacer posible el milagro, entendiendo que es Dios a través de nosotros.

Es viernes, son las 03:00pm. es hora de cantar la misericordia de Dios, llenarnos más de su amor y entonces salir a encontrarnos con los demás y trasmitir ese amor misericordioso de Dios. Los jóvenes han venido a un Marca Huellas, según a dejar una hulla marcada en los demás, pero luego de compartir con las familias de la Comunidad de Betania, entrar a sus hogares, escuchar más que hablar, han salido con una marca en sus corazones, y es que cuando das de Dios a su vez recibes, es algo reciproco. Fue una oportunidad para descubrir al Dios del amor en el otro, escucharlo, abrazarlo, y llevárselo grabado en lo más íntimo.

Es hora de la fracción del Pan, compartiré como lo que somos, una familia, agradecer a Dios por todo, compartir la Palabra de Dios, alimentarse de Jesús Eucaristía, todos siendo un solo cuerpo y una sola alma. El Padre Roberto preside la celebración en la que les habla a los jóvenes del seguimiento del Señor no como una carga pesada, un seguimiento que no se hace por tener beneficios, tomar la cruz cada día y seguirle es la expresión de un seguimiento que lleva a renunciar a los propios ideales y optar por los ideales del Reino de los Cielos. La caridad en acción es tomar la cruz, no en horarios determinados, es la invitación de hacer de la vida una constante obra de caridad para con los más necesitados. A su vez el padre cuenta su propio testimonio, cómo antes de ser sacerdote servía en una comunidad de ayuda a pobres, enfermos y abandonados. No basta hablar, hay que actuar, la caridad no es un simple concepto, la caridad ha de ser vivida.

Después de la cena, los jóvenes se disponen a un encuentro de formación con tilde vocacional, desde la vivencia de la caridad en la Fundación Pan de Vida y con Biblia en mano, los jóvenes son invitados a reconocer la “invitación a la caridad”. Desde la propia experiencia Ruth Montoya, súpervoluntaria de dicha fundación, introduce a los jóvenes en la meditación de esta vocación, hay que evangelizar, como diría San Juan Pablo II, ser jóvenes evangelizando jóvenes, pero hacerlo con caridad, no como seres estáticos, sino siendo jóvenes en acción, que no tengan miedo de darse a los demás, encontrar en el necesitado al Dios que nos espera, al Dios que quiere ser encontrado y amado.

Es sábado, son las 06:00am y ya los jóvenes están en oración, agradecen a Dios el don de la vida, agradecen a Dios por los pobres y necesitados. Luego se disponen al desayuno para disponerse luego a un encuentro que los ha de llevar hasta su propia experiencia de Dios, a descubrir la acción del Espíritu Santo en sus vidas. Acompañados por Miguel Ramírez, miembro del Equipo Líder de Klan Pateando Calles, se desarrolla el encuentro “mi pentecostés”, en que iluminados por el Pentecostés que vivieron los Apóstoles, reflexionan sobre la propia vida, ¿Cuántas veces los jóvenes vivimos encerrados, llenos de miedo y no le permitimos a Dios actuar a través de nosotros? ¿Cuánto miedo tenemos a que la gente nos vea hablando de Dios? Hemos recibido al Espíritu Santo en el sacramento de la Confirmación, y parece ser que no hemos dejado que nos mueva, que actué, que se exprese, que se manifieste, ¿será que nuestro pentecostés quedo infecundo? Hoy debemos dejar de tener miedo, estamos llenos de Espiritu Santo, él como viento fuerte nos sacude, como fuego nos transforma, y nos impulsa a salir de nosotros mismos, a no contentarnos con vivir una fe de “misa y olla”, nos impulsa a salir y encontrar a tantos que están sedientos del amor del prójimo, salir para amar a Dios en los pobres, excluidos y marginados.

Así, después de reflexionar sobre el Pentecostés, los jóvenes en equipos de trabajo, dialogan para responder a la pregunta “¿Qué podemos hacer como joven Iglesia?”, cada uno desde su propia vivencia, desde su propia realidad, presentan aportes para seguir creciendo en el apostolado juvenil. Necesitamos salir y manifestar que somos una joven Iglesia que vive y camina en el amor, hay muchos que padecen en las calles, en los hospitales, en las cárceles, tantos que vagan por caminos de oscuridad, es necesario ir a ellos y descubrir a Dios en cada uno de ellos, y comunicar al Dios amor a tantos, que aunque el sueño sea ir por el mundo entero, los jóvenes queremos construir el Reino de Dios en el lugar donde cada uno vive, realizando jornadas de caridad con los más necesitados. Los jóvenes queremos formarnos en la Sagrada Escritura, llenarnos como esponjas del amor de Dios para salir a exprimirnos dando amor a los demás. El apostolado de la juventud ha de realizar las actividades que suelen realizar los jóvenes, deporte, fiesta, compartir la comida, ir al cine, entre otros y así pescar gente que poco a poco se unan al “Klan”, hacer lo que tantos hacen pero a lo zanahoria, y mostrarles que siendo la joven iglesia no se es aguafiestas ni nada que se le parezca, sino que vivimos desde el amor a Dios y a los demás sin reservas.

Llego el mediodía y la segunda fase el Mega Marca Huellas ha terminado, ha llegado la hora de regresar a Delicias, para continuar con la fase final, la fase de la celebración, de la fiesta. Estamos en Delicias, y los jóvenes se disponen a preparar y prepararse para la Fiesta Zanahoria. Son las 06:00pm y los jóvenes con sus trajes de fiesta se congregan en el templo Parroquial de San José, celebramos juntos la Eucaristía y seguidamente nos disponemos a continuar en la Fiesta Zanahoria, un compartir con DJ´Yessica y DJ´Adrian, tragos naturales sin alcohol, chefs, y mucha diversión sana, finalizando con una oración de acción de gracias a Dios, ya que una vez más en Klan Pateando Calles los jóvenes pueden descubrir que no se necesita de licor y drogas para disfrutar de las fiestas, y lo mas divertido es que al momento de regresar a casa todos pueden caminar sin complicaciones, nadie debe cargar a nadie, pues todos salen zanahoria de la rumba.

Es Domingo, y está a punto de terminar el 6º Mega Marca Huellas Táchira 2017, y antes de que todo acabe es oportuno reflexionar sobre el “juicio del amor”, y es ahora Guillermo Velazco, quien con su testimonio de vida, con la experiencia que ha podido vivir en Klan Pateando Calles y su colaboración en la Fundación Pan de Vida, que nos ayuda a entender aquello de “tengo hambre y sed, estoy desnudo, estoy enfermo, estoy preso, soy esclavo de mis propios vicios, me siento solo, estoy en oscuridad, …” no se trata solo de un texto del Evangelio que se lee bonito, se trata de la imagen que Dios nos ha dejado para encontrarlo, para amarlo, para servirlo, además nos lo aclara, “lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo” (Mt 25,40), pero además está la otra postura, lo que no hagamos con ellos, no lo hacemos con Dios. Ya nos lo dice San Juan de la Cruz, seremos juzgados en el amor, y Santa Teresa de Calcuta, una mujer que entendió que el otro es Cristo, nos lo recuerda con sus palabras “no sé cómo será el cielo, lo que si se es que al estar en la presencia de Dios no se nos preguntara cuantas cosas hicimos, sino que se nos preguntara cuanto amor has puesto a cada una de ellas”.

Es hora de ir misa, llenos de alegría por todo lo vivido, aunque con algo de nostalgia, pues sabemos que finaliza la jornada por este año. Nos vamos cargados del amor de Dios que nos mueve a darnos, quizá con miedos a no saber cómo responder a cada realidad, pero confiados que el Señor va con nosotros, que él camina en nuestros zapatos. El evangelio nos cuestiona sobre la fuerza que tiene nuestra fe, y así también lo expresaba el Padre Deiby Sánchez en la homilía, cuantas veces sentimos la valentía a flor de piel como le sucede a Pedro “mándame ir a donde estas”, somos tan valientes que no nos percatamos del terrenos que pisamos, salimos corriendo sobre las aguas, sin percatarnos de que cualquier viento fuerte nos puede acobardar, y hacernos hundir, todo porque olvidamos que el Señor camina con nosotros, seamos valientes también para reconocer nuestra debilidad y como Pedro gritar al Señor, Sálvanos, ayúdanos, de seguro antes de eso ya él nos estará cargando como a la oveja 100, sobre sus hombros y conduciéndonos a un lugar seguro, sin dejar de llamarnos la atención y hacernos examinar nuestra fe. Ya él lo había advertido, “no tengan miedo, soy yo”.

Finalizando la eucaristía el Padre Deiby anuncia que el 12 de septiembre Klan Pateando Calles celebrará 7 años e invita a celebrarlo desde la fe en oración ante Jesús Eucaristía, y con fiestas zanahorias en sus propios lugares, con el lema “Jóvenes en acción”; anuncia también que en 2018 no hay Mega Marca Huella e invita a participar del ENaJó Barcelona 2018, y que desde ahora comienzan las Replica KPC, que son jornadas de caridad y servicio, todo lo aprendido en el MMH ahora se ejecuta en la vida y en los grupos y en la vida ordinaria. Finalmente se anunció la sede del próximo encuentro, nos vemos en el 7º Mega Marca Huellas Falcón 2018.

Compartir en: