“Joven, eres el ahora de Dios” Comunicado día de la juventud

Hoy conmemoramos 203 años de la Batalla de la Victoria, manifestación de muchos jóvenes, como nosotros, en defensa de sus derechos y el de
sus compatriotas, en búsqueda del rescate de su país. En aquel momento, aquellos jóvenes con valentía y esperanza asumieron conscientemente la responsabilidad de contribuir en la liberación de su patria, denunciando los atropellos e injusticia, la violación de los derechos fundamentales, exigiendo calidad de vida y respeto a sus derechos. Pero no lo hicieron solos, se dejaron acompañar, por el testimonio y liderazgo de hombres y mujeres audaces y sabios.

Hoy, muchos años después, nuevamente somos los jóvenes los protagonistas de esta historia, en distintos contextos y de muchas maneras, como en aquella batalla, como en el 28, en el 58, en los últimos años y durante estos meses.

Hoy Venezuela atraviesa por una de las mayores crisis política, social y económica en su historia republicana, gracias a la permanencia en el poder de un régimen que “se ha hecho ilegítimo y moralmente inaceptable”, pues su gestión ha causado “un deterioro humano y social en la población y en las riquezas de la nación”, (cfr. Comunicado de la Conferencia Episcopal, 9 de enero del 2019). El mismo, desconocido por el pueblo y la comunidad internacional, solo ha conseguido el deterioro de la vida de los venezolanos durante los años de su período, resultando pernicioso para su dimensión humana, social y moral: “Se ha jugado con el sentimiento de las personas más pobres que luchan a diario por llevar la comida a su mesa”, tal y como sostienen nuestros obispos.

Como acción organizada de la Iglesia encargada del acompañamiento integral de la juventud en su camino de desarrollo personal y espiritual para el alcance de un auténtico encuentro con Jesús en sus hermanos, sufrimos, lamentamos y denunciamos  profundamente los riesgos, abusos y atropellos a los cuales las autoridades someten a quienes piensan distinto, particularmente líderes jóvenes, quienes hoy luchan con el deseo de  restaurar el estado de derecho y la democracia, ejerciendo el derecho ciudadano a la protesta pacifica, que para el cristiano por su misión bautismal está ligado al rol profético de anunciar la buena noticia y denunciar la injusticia social.  Con esto, nos anima cómo “el testimonio de tantos jóvenes mártires del pasado y del presente (…) es la prueba más convincente de que la fe nos hace libres respecto a los poderes del mundo, de sus injusticias e incluso frente a la muerte.” (Documento final Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, n. 75.)

Nos unimos a la voz de nuestros pastores que afirman que “todos los venezolanos estamos llamados a comprometernos por salir de la crisis que vivimos” (cfr. Comunicado de la Conferencia Episcopal, 9 de enero del 2019).

A la juventud hoy en su día, les exhortamos a mantener firme nuestra esperanza en Jesús, eterno joven que nos nos sigue salvando en medio de las dificultades, a seguir trabajando por construir juntos la Civilización del Amor en medio de nuestro país, a unirnos para transformar a Venezuela en una nación donde reine la justicia,  el desarrollo de oportunidades, el respeto a la dignidad humana, la paz y el bien común.

Nuestro interés y participación política es fundamental en este momento histórico del país. El rescate de la acción política es un llamado vocacional, pues si se piensa en el alto grado de caridad que debe tener la búsqueda del bien común. En una realidad que oscurece este ideal somos llamados a ser focos de luz y actores transformadores de la sociedad.

Animados por las palabras del Santo Padre en la Jornada Mundial  de la Juventud Panamá 2019 “jóvenes, ustedes son el ahora de Dios”, les invitamos a unirnos en oración y a seguir construyendo país. Que Nuestra Señora de Coromoto nos asista y sostenga en nuestro compromiso de ser promotores de “vías que consientan asistir sobre todo a los que son probados por las tensiones de estos años y ofrecer a todo el pueblo venezolano un horizonte de esperanza y paz” ( Papa Francisco, discurso Casa Hogar El Buen Samaritano con motivo de la JMJ Panamá 2019, 27 de enero de 2019 ).

Departamento de Pastoral de Adolescencia y Juventud, 12 de febrero de 2019

 

Descargar comunicado Aqui

Compartir en: